30 sep. 2008

paciencia

...all we need is just a little patience.

me pasé tiempo, mucho tiempo, imaginando. el lugar perfecto, la pareja perfecta, la sonrisa perfecta. La palabra precisa. Me costó mucho trabajo calmar los demonios, hacerlos dormir de nuevo, dejarlos reposar. Hoy estan despiertos pero latentes. Junto a mis oidos, junto a mis hombros. Sentados junto al angel, todos en paz. Todos en sana convivencia.

Lo pensé, lo desee, lo imagine. y siento como si todo el mundo necesitara esa calma. ser gota generosa. caminar a paso lento. desear el mejor día de mi vida. sonreir, si te hace sonreir tómalo.

hoy solo pienso que me lo merezco. hoy solo creo q la verdad esta de mi lado, me protege. todo lo demas me ha traido hasta aqui y no hay miedo, no hay rencor no hay nervios. empiezo limpio, de cero. vuelvo a comenzar.

no estoy cansado de nada, tengo tiempo para experimentar de nuevo. tengo lo que pedi, lo que merezco, ni mas ni menos. y ya vendran mas y mejores. pero hoy es todo lo q tengo, el presente es lo único. y bailamos como si solo quedara.

detenerme en ti y nunca mas correr. contigo puedo ser. juntos. cerrando ciclos, heridas. sanando el corazon, el ser. así con calma, como el mar, como el universo, como la eternidad. como Roma, que no se hizo en un día.

como todo esto q no llevó cinco minutos. hay subidas hay bajadas, ay comienzos hay fines. ni antes ni despues, es en tiempo perfecto, cuando debe suceder. y así con esa paciencia de sabios, con esa calma divina, ese pedacito de eternidad, la última pieza del rompecabezas encuentra un lugar para encontrarse de nuevo.

iguales, inseparables, infinitos.

hay un punto en q las cosas se dejan cocinando, ya uniste los ingredientes, ya esta puesta la mesa, solo hay q tener paciencia para que todo se manifieste, para que todo suceda, para q no acabe.

todo es futuro. todo es futuro. todo lo que quiero apenas va a empezar.

:)

20 ago. 2008

la última vez que nos vimos.

No es pregunta, es la última vez. Es la última vez y no es pregunta.
no quiero verte. no quiero ni verte.
tu pijama, el cepillo de dientes... el perfume q has dejado al salir, no quiero verte.

La última vez que nos vimos, besaste en mi cara los labios de él. el amigo de mi amigo que te presenté. Esa misma noche encontré un amor. no me hubieras dejado esa noche.

No es pregunta, repito es la ultima vez que nos vimos.

31 jul. 2008

conectarte con el dolor

desenchufado, unplugged, acústico, orgánico, en frío.

Hace tiempo me desconecté, me volví un robot. Es mejor no sentir cuando el dolor ha sido demasiado... por tanto tiempo. Herir que ser herido. despreciar a ser despreciado. Que les duela a los demás, no a mí. Rechazar a ser rechazado.

Pero algo, hace unos días, me reconectó con el dolor. Algo se desgarró en mi estómago, en mi corazón. Algo destruyó mi concepto de lealtad. Los hombres a veces te hieren; la mayor parte del tiempo no saben -ni sabrán- cómo ni porqué. Será un error en la comunicación. Será que en efecto dejaron de quererte. Será lo que tenga que ser.

Uno o una, se va a costumbrando al dolor. Aprendemos a cicatrizarlo a nuevas velocidades. A llorarlo con calidad y no cantidad. A dedicarle días al estado depresivo. Te voy a llorar de 18 a 23 hrs. Porque no me puedo desgastar en un horario distinto. Estoy muy ocupado con maestría y trabajo. Es más, te voy a llorar los jueves de 6 a 11 pm (únicamente). Porque el viernes salgo con mis amigos. Porque el sábado tengo clase de yoga en la mañana. Porque en la tarde comeré con mis papás. Si encuentro un momento en el transcurso del día, te lloraré. Pero me repongo de inmediato porque no te puedo estar dedicando tantas lágrimas. Esto es para recordar que soy humano y no robot. Pero estoy aprendiendo a combinar mi parte orgánica con mi parte máquina. Estoy aprendiendo a apagar el switch del dolor. Así, cuando quiero, lo enciendo y te lloro una vez más.

Así me ha sido más facil dejarte ir. Y el botón rojo de emerencia es para cuando no te quiera soltar. En automático te perdono. Te libero. Te lloro y te dejo ir una vez más. Y regia, me levanto en diva robot. Como Storm trooper. Encerrado en la armadura que me desconecta del mundo de los humanos sensibles.

Ayer deje de ser robot. El dolor era un recuerdo en mi memoria. Me volvi frío. Insensible. No extraño, no necesito, no busco. Simplemente me di cuenta que yo no soy así. No sé preparar café, ni me baño los domingos. Lloro una vez al mes y cuando menos aún respiro. No tienes que decirlo, no vas a volver... te conozco bien.

Pero todo el mundo hiere alguna vez. Y todo el mundo llora algunas otras.
Así que no me dejaré caer.

Ya son las seis, es jueves. Así que me toca llorarte un poco. Regreso en 4 horas, tal vez no vuelva y me encuentres embriagado en algun lugar.

24 jul. 2008

Normal


Mi amiga la Sirena hizo todo por irse. En mi lista de cosas por hacer (así como de asuntos pendientes...) está titularme, tener una relación estable, larga; visitar Europa u otro país lejano... ya pagué mis deudas así que la lista se acorta. Supongo que ella terminó la lista antes que yo. De hecho creo que se adelantó.



Nos estábamos imaginando un cuadro con una escena cotidiana. Podría ser ella con traje sastre y peinado de tía, una mesedora, arte como de los años 20. De lo más normal. Creo que ella terminó hace tiempo de pintar su cuadro. Es más, se adelantó. Porque encontró (antes de tiempo) a su príncipe azul. Todos se lo decíamos, de ahí eres. Aunque lo sabía, no es que no quisiera escuchar. No creo que le molestara. Lo que pasa es que los 26 es una edad corta para tener listo todo y haber resuelto tus pendientes.

Definitivamente los primeros años de nuestra vida, son para aprender a valernos por nosotros mismos y emprender el vuelo. Y este es su caso (suyo de ella). Porque se va, aun sabiendo que al regresar, no habrá casa, ni trabajo, ni auto. No seria lo mas apropiado regresar a casa de sus papás.

Pero también sabe que cuando regrese, lo normal volverá a la normalidad. Pues qué felicidad hacerle la cena y que felicidad, saber que la esperan.

Y mientras nos quedamos, seguimos viendo por la ventana del tren. Los que se bajan cada vez son más. Cada quien encuentra su estación. O a la persona que buscaban esperándolos en otra. O simplemente un día descubren que el lugar al que llegaron y que tanto tiempo y trabajo les costó, es el mismo que siempre habían creído, solo que ahora les parece normal bajarse y quedarse con todo el equipaje. Mientras el tren se vacía, seguimos esperando encontrar ese lugar donde todas las piezas encajen. Donde no seamos más la parte hueca del rompecabezas. Donde nos completemos y complementemos. Donde todo sea un paisaje habitual, una escena cotidiana. Lo que todos dirían normal. Y qué tranquilidad ser siempre felices y que facilidad creer lo que dices.

Buen viaje, te quiero. (los besos)

17 jul. 2008

Fofi y sus ‘keywords’

Mi perro se llama Kiefer. Mis hermanas y yo decidimos bautizarlo así en honor a Kiefer Sutherland -sí el actor de 24, línea mortal, los muchachos perdidos, ex esposo de Julia Roberts. Aun años antes de que llegara a nuestras vidas ya tenía nombre. Cuando cumplió un año aproximadamente, lo apodé Fofi. Aunque cursi y raro para un perro como él (Schnauzer enano y totalmente antisocial) entendió perfectamente que su nombre de cariño era Fofi y su nombre verdadero era Kiefer.

Así conoció su primera palabra clave. Fofi es para cuando lo quieres apapachar y consentir. Cuando quieres que te acompañe, cuando está de faldero para todos lados contigo. Fofi es para cuando te despides porque te vas de viaje por largo tiempo. Kiefer es para hablar de cosas serias. Enseñarlo a vencer su esquizofrenia, la misma que le impide comer cuando se le sirve. Regañarlo cuando se orina en la cocina. Hablarle fuerte cuando lo llevamos al veterinario.

Fofi la pelota. Entre otras cosas divertidas, el Kiefer es super fan de las pelotas. Un día en el parque se metió a jugar con unos chavitos de 8 años y les robó la pelota. La escena fue tan burda y divertida a la vez que casi le dicen que se quede de portero. Chiquitas, grandes, redondas, ovaladas, azules, amarillas, verdes, de rayas, ajenas, propias, frutas falsas de plástico, calcetines viejos, todo lo que este en facultad de convertirse en pelota le sirve. Hasta las de los hijos vecinos que se quedan atoradas entre las ramas. Fofi ladrará hasta que un incauto descubra que su atemorizante, escandaloso y estridente ladrido es para obtener su tesoro más preciado: sus pelotas.

Es tan egoísta como yo. Siempre te hará una mala caras, siempre tiene para ti un gruñido y no es amistoso. Pero si traes una pelotita (de preferencia pequeña de plástico y con un chillido cuando las aprietas) automáticamente te lo echas a la bolsa. También te querrá si traes botanas, o si le das galletas marías.

Lo divertido es que pocos lo saben. Al Kiefer no lo puedes tratar como al resto de los animales. No le puedes tocar la cola porque te lanza la mandíbula. No puedes acariciarle la cadera trasera porque te muerde. Y esto, pese a que muchos creen que es un perro salvaje y hostil Fofi tiene larga historia. Su padré Gastón, era un semental, la última vez que lo vimos seguía rodeado de su familia e hijos completo. Un perro de buen tamaño y con una clase inusual.

Kiefer fue el último cachorro de la camada. Su madre enloqueció un poco y estuvo a punto de comérselo. Ya saben que de pronto las perras enloquecen. Bitches gone crazy. La dueña de Gastón, tuvo que separar a Kiefer porque no había recibido alimento suficiente de su madre, lo tuvieron que destetar muy joven, darle de comer con una mamila y alejarlo de su hogar lo antes posible.

Fue así como llego a nuestra casa, tres meses después de nacer. Su recámara era el baño del cuarto de servicio pero no dejaba de ladrar. Creo que desde entonces nos manipula con sus ladridos. Lo que pasa es que para Kiefer era necesario instalarse dentro de la dinámica familiar de la manada. Nada de azoteas inhóspitas o garages solitarios. Un día Fofi se cayó de la azotea. Tuvo una fractura en la cadera derecha. Aunque el daño fue menor, y gracias a que sus huesos eran jóvenes aún, la fisura se reparó pronto. Creemos que inconscientemente la herida no ha sanado porque es prácticamente imposible que nadie le toque esa parte de su cuerpo sin que se enoje o muerda. Incluso cuando sube las escaleras cojea ligeramente con la pata inferior derecha.

Así que conociendo un poco de la historia personal de mi perro les contare las palabras claves con que juntos nos divertimos:

“A la calle Fofi”: Palabra que se repite cada mañana, aproximadamente 8 am desde hace 7 años en mi casa. Fofi da vueltas sobre su eje. Ladra sin parar. Persigue su cola. Muerde mis tenis (o los de quien lo vaya a sacar) sube las escaleras, baja y ladra más fuerte cuando escucha su cadena. Este ritual no para hasta que te ve con la cadena en tu mano derecha, la bolsa de plastico en la izquierda y tus tenis en los pies.
“Tu collar”: si por alguna razón alguien le quitó el collar con su placa y este desaparece a la mañana siguiente, Kiefer tiene registrado en su cerebro la asociación entre el olor de su collar y la palabra para empezar a olfatearlo. Siempre lo encuentra con éxito.
“La cadena”: mismo caso, aunque la cadena no la olfatea esta siempre esta en el mismo lugar… bueno bajo algunas excepciones si la ha encontrado.
Pelota: Prohibido usarla si no quieres que se separe de ti en toda la tarde y te traiga pelotas (de no se donde) para que se las avientes. Esto se repetira en ciclo infinito durante todo el tiempo que te mantengas cerca de él.
“quien llegó”: Si escucha el sonido de un auto o la puerta, y lo acompañas con un “quién llego” Kiefer se subirá al sillón del estudio para asomarse por la ventana, ladrara fuerte y bajara corriendo a la puerta para ver quien llegó. Si resulta falsa alarma, un par de ladridos más, un gruñido y regresara a su actividad previa. Si hay alguien tras la puerta, rascara hasta que se le habrá. Si sabe que es un miembro de la familia empieza a ladrar fuerte con llanto y en ocasiones hasta aúlla.
“Koala”: Cuando esta jarioso, Kiefer se da a un koala de peluche que Pancho, el exnovio de mi hermana, le regalo en alguna ocasión. Digamos que es su “novia”. Lo curioso es que solo necesita escuchar la palabra Koala, para empezar a darle con enjundia. Mejor que se arrime a las piernas de los invitados, que no?.
Tu hueso, sirve para que busque su carnasa en turno, también entiende agua y a comer. Mi perro es bastante básico. Basta con tener sus necesidades satisfechas. Pero también es bastante evolucionado porque además de cubrir lo básico -comida, agua, techo donde dormir, sexo o reproducirse- le gustan los masajes, los brócolis, amanece e invariablemente hace sus saludos al sol, es super inteligente.

Lo único que le falta es hablar y fumar. Yo creo que en su próxima vida será humano. Por lo pronto, mañana se va de vacaciones, es la primera vez que se va de casa, así que ya les contaré como regresa.

buscando un

Amor inmeso y sin medida
sin historia y a medida
amor que no haga mas preguntas
preparado a no entender
amor que mira bien de frente
suficientemente fuerte
amor que no busque salida
y no me cueste la vida...

14 jul. 2008

Insurgentes Sur Parado por Chevy Arena

Automovilistas circulan la noche del domingo por el carril del metrobús debido a obras publicas. Un conductor de 30 años y acompañante aprovechan para manifestarse en contra del gobierno capitalino.

Redacción nuevaspuertas.blogspot.com
El Universo
Domingo 13 de julio de 2008
23:57

Los tres carriles principales de circulación de aventida Insurgentes sur fueron bloqueados por una obra en la vía pública la noche del domingo a la altura del World Trade Center en Ciudad de México.

Con dirección hacia el sur, una comitiva de la delegación Benito Juárez y el gobierno de la Ciudad de México, bloquearon la vialidad y comenzaron a desviar a los automovilistas para circular por una cuadra por el carril del metrobús.

Después de un rato la avenida se vio severamente afectada cuando el mofle de un Chevy Arena 2002, se atoro con los baches amarillos que delimitan el carril de uso exclusivo para el transporte público. El conductor, un joven de 29 años aproximadamente y su acompañante se detuvieron en el carril del metrobús por aproximadamente 20 minutos para manifestar su inconformidad.

En palabras del conductor, al intentar pasar hacia el carril del metrobús, el mofle se atoró con uno de los baches, lo cual genero un "efecto palanca" provocando que la parte trasera del automóvil se levantara. Al intentar avanzar en reversa para descender el vehículo, el mofle se atoró para alcanzar un punto sin retorno.

Ningún automóvil podía avanzar, pues los tres carriles se encontraban bloqueados por la obra vial, el metrobús se detuvo justo atrás del chevy y junto con el una fila que llegaba hasta av. Nuevo León, cerca de la colonia condesa.

El intrepido personal de la delegación y Gobierno del DF, presionaban al conductor para que se quitara, preguntandole si tenía permiso para estar ahí. Fue gracias a la ayuda de dos policias judiciales, quienes levantaron el mofle para quitarlo del asfalto que el vehículo pudo salir del carril y desbloquear la congestión vial.

Una vez desbloqueada la avenida, el conductor intenta levantar un reporte por siniestro a su compañía de seguros, sin embargo la llamada nunca se concreto hasta el corte de esta edición.

8 jul. 2008

otra isla, otra puerta

(Por cierto me estoy asando, con todo y que afuera llueve a cantaros).

Para quien no lo sepa, este blog fue inspirado una escena fabulosa de la película Reconstrucción, (Boe, 2003). Híjole, si me estan leyendo y no la han visto... corran, veanla y regresen a leer. De lo contrario "que conste que les advertí".

El narrador es un escritor. La protagonista es su esposa. El antagonista es el amante de su esposa. La estructura es de líneas paralelas. Conforme pasan los minutos, vemos como el escritor, termina el borrador de su novela. Su fuente de inspiración son sus propios demonios: celos y obsesión. El escritor cree que su esposa tiene un amante. En su cabeza alimenta esa idea y la plasma en su novela. Ambos están en la habitación de un hotel en Praga, esperando la ceremonia de premiación.


Su esposa, en efecto tiene un amate. Ella está en praga con su esposo, quien recibirá un premio por su novela anterior. Ella conoce en un bar a un extraño que la seduce. Y aquí comienza la reconstrucción. Esta escena clave, en el bar, sin tiempo, conociendo a un extraño que la invita a huir de la ciudad y vivir un romance torrido (como de película, ya saben) es al mismo tiempo el principio, el nudo y el desenlace de la película.

O podríamos decir que el escritor es tan brillante que cruza las tres historias paralelas en este momento, lugar, escena. Los amantes tienen una broma recurrente. Siempre que se ven, juegan a que se acaban de conocer. Por lo que nunca sabemos cuando se conocieron en realidad (al final, al principio, a la mitad... nunca, siempre).

O podríamos decir que el escritor es tan paranoico y esquizofrenico que la película en realidad es su novela y si no mata a su esposa seguramente va al psiquiatra y toma medicamentos de uso restringido. Podríamos decir que el amante es un hijo de puta, pero en realidad la esposa es una hija de la idem. O una idem sin lo de hija de la...

Yo creí entender la historia. Yo creo que la entiendo, me gusta. Pero justo a la mitad, cuando podríamos creer que entendemos todo, que la historia se cierra, que las aristas se unen, que no cabe lugar a dudas. Que entendemos a la perfeccion nudo, desenlace, inicio, tramas, subtramas... el amante regresa a su casa. Entra al edificio y justo cuando saca las llaves para abrir el ático (que le rentan para vivir) descubre que la puerta para entrar no está.

Creepy. Esta escena es tan turbulenta como alguna de Hitchcock. Tan perturbadora como David Lynch. Diganme lo que quieran que el escritor mata a los amantes. Que el amante en loquece y mata a la mujer. Que la mujer se vuelve loca y se avienta a las vias del metro. Pero... ¿desaparecer una puerta? que miedo.

El amante, enloquece. Casi tanto como el personaje de Eduardo Noriega en Abre Los Ojos (Amenabar,1998).

Que la puerta no esté justo en donde la dejaste hace unas horas... lo cambia todo. Ahí había una puerta (me digan lo que me digan). Hoy... aquí, ahora, en el presente... esapareció. La vecina de abajo no lo recuerda (ni lo conoce). El portero alega que ahí nunca hubo ninguna puerta, ningun ático en la construcción. No existes.

Pensandolo, si desaparecemos una puerta del mundo (UNA), podríamos desaparecer vidas enteras. Personas, lugares, caminos. Quizá es que regresó años después (como en paradoja). Y en efecto si yo regresara en 5 años a la oficina en la que deje de laborar, seguramente varias puertas desaparecerían. Quizá el portero no me conozca más, quizá sea un completo extraño para mi vecina. Quizá lo que yo percibia como puerta, como ático, como el lugar en el que vivía, no era como lo veía, no era como lo percibía... era diferente.

Entonces pasará igual que como en Hulk. El ambiente se tornara sepia. Solo tonalidades entre beige cafe y marron nos distinguiran. Yo caminare por el pasillo, por la calle. La camara grabara mi recorrido sin destino, hacia algun lugar. Con la mochila al hombro, de pueblo en pueblo. Cambiando cosas, dejando huellas, descubriendo caminos y abriendo puertas.

Será por eso que una de mis caricaturas favoritas es dungeons and dragons. La búsqueda, en esta dimensión, es encontrar una puerta. Vencer a Tiamat (el demonio de 7 cabezas). Es casi apocaliptico. Seguir las pistas del amo del calabozo. Mejorar nuestras habilidades y destacarnos con aquello que nos fue dado.

algun dia encontraremos esa puerta (¿?)

pd: Para quienes no lo sepan este post fue inspirado por otra isla lili, definitivamente lo de tu 'jefe' rockero no es laca (if you know what I mean) las cadenas cero fashion (jeje)
gracias por el voto de confianza, es adorable notar que definitivamente no era yo el que estaba perdido (son ellos por dejarme partir) y definitivamente extrañaremos tus aventuras laborales entre coreanos (¿quién te quemó en aceite? ¡soy fan!). Por cierto a mi tambien me cayo de sorpresa la noticia (jeje). Lo que si es cierto en definitiva, es que cada vez somos mas sabios por saber que es lo que no queremos.
suerte y buena onda en tu nuevo proyecto.

paz en la tierra.